Adiós al trabajo como lo conocemos: de calentarla silla con “horas banca” al cumplimiento de objetivos

  • A muchas empresas el Covid-19 los encontró sin una estructura para aplicar el home office.
  • En México, es común escuchar que solo “calientan la silla”, que se refiere al tiempo que los trabajadores deben permanecer en la oficina, no importa si son productivos.
  • Adriana Martínez, directora general de ID Hunt, asegura que la gestión del talento humano ya cambió. Debemos transitar de las horas banca al cumplimiento de objetivos.

Nunca los convenció del todo y el home office siempre les pareció a los empresarios un paso arriesgado. Pero llegó el Covid-19 y aunque no estuvieran listos, debían aceptar esta forma de trabajo.

En México, es común escuchar la famosa frase de “las horas nalga”, que se refiere al tiempo que los trabajadores deben permanecer en la oficina, no importa si son productivos.

De hecho del total de los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), México es de los países que más horas trabajadas registra, pero de lo menos productivos.

Según el organismo económico internacional, en promedio los mexicanos trabajamos 2,246 horas al año, sin embargo, eso no se traduce en productividad.

Desde hace mucho tiempo esta ha sido una discusión, ante la llegada del nuevo coronavirus por fin se puso sobre la mesa de manera bastante evidente.

Transitar de las horas banca al cumplimiento de objetivos

Adriana Martínez, directora general de ID Hunt, empresa enfocada a la optimización de las áreas de recursos humanos, asegura que la gestión del talento humano ya cambió. Debemos transitar de las horas banca al trabajo por objetivos.

“De nada te sirve que estén sentados (los colaboradores) en la oficina 16 horas si no se están cumpliendo los objetivos. Que calienten la banca no te sirve de nada”, asegura.

El gran pero viene cuando los jefes se preguntan qué deben hacer para que el trabajo remoto no se convierta en una especie de vacaciones. La respuesta es más sencilla de lo que piensan.

Objetivos, objetivos, objetivos

Para la directiva, la forma más sencilla de no estar pensando todo el tiempo que tu colaborador no será productivo desde su casa es estableciendo trabajo por objetivos, así de simple.

“Que la gente tenga perfectamente claro qué se espera de ellos, cuáles son sus objetivos, hará las cosas más fáciles”, dijo a Business Insider México.

¿Qué metas tendría que cumplir el colaborador para que pueda ganarse ese bono de productividad? Podría ser una buena forma de establecer parámetros, dice la directora general de ID Hunt.

“La ventaja principal es que esto hace corresponsables a todas aquellas personas que tienen la madurez de trabajar a distancia generando una mayor productividad», comenta. «…se elimina el desgaste y tiempo muerto en los traslados, se genera un mayor compromiso por parte del colaborador y esto se traduce en ventajas competitivas para la organización”, explica.

Darle la vuelta al reto y convertirlo en oportunidad

Adriana Martínez dice que las empresas en México viven un momento retador, no sólo en temas de salud, también para sobrevivir.

“Si nos damos la oportunidad de salir un poquito de la caja y ver el panorama como una oportunidad, será posible”, asegura.

Por ello, la experta asegura que las empresas también deben fomentar la creación de equipos de alto desempeño, de preferencia de diferentes especialidades.

Todos ellos en conjunto pueden identificar las oportunidades de negocio que están surgiendo en la crisis. Nuevamente, será un trabajo en equipo.

Adiós al trabajo como lo conocemos: de calentar la silla con ‘horas banca’ al cumplimiento de objetivos


Comparte esto en: